La de Saramago, que evidenció nuestra necesidad de los demás. La de Sábato, que convertía a los hombres en seres perversos. La que sufrío el mismo Borges, que tuvo que dejar el relato y centrarse en la poesía, más fácil de retener en la memoria.

Escribe sobre la ceguera, literal o metafórica.

Alumnos de Onda: como estamos trabajando el conflicto, preocúpate de que sea dinámico. Debe avanzar gradualmente y de menos a más hasta que alcance su máxima dimensión.

Alumnos de Benicàssim: como estamos trabajando la caracterización, centraos en ese aspecto para mostrar al personaje.

Estadísticas

Visitas del artículo
29870