En la última clase finalizamos la escaleta de nuestra historia, en la que se cierran las dos tramas: la amorosa y la policiaca.

Su elaboración fue muy costosa porque la primera parte de la historia ya estaba escrita desde el curso pasado y nos teníamos que ceñir a ella. Dicho con otras palabras, teníamos que interpretar lo que escribieron manos distintas sin ninguna planificación, y reorientarlo hacia un final coherente. Creo que el resultado es más que digno, y que hemos encajado los cabos sueltos.

El próximo día deberíamos acordar un punto de vista y repartir la escaleta para, por fin, escribir nuestra historia.

Imagen de pixabay.com